Podemos tenerlas  o no en nuestra propia casa. Pero el hecho de ver unas puertas lacadas en blanco en cualquier ambiente proporciona unas sensaciones inigualables que ningún otro color puede trasmitir.

El lacado

El lacado consiste en el tratamiento al que se somete a algunos objetos (por ejemplo, a las puertas lacadas en blanco) por el que se cubre su superficie de laca.

La laca era, inicialmente, un barniz natural extraído de la savia de ciertos árboles resinosos y utilizado para endurecer y decorar ciertas piezas y objetos de uso doméstico o decorativo. Con el tiempo, se han sintetizado otro tipo de lacas nitrocelulósicas más fáciles de obtener y con características mejoradas:

  • Recubrimiento duro, tenaz y resistente al roce.
  • Estupenda resistencia a la intemperie.
  • El proceso de secado es muy rápido.
  • Pueden ser transparentes o pigmentadas, admitiendo infinitas tonalidades y adaptándose al estilo decorativo de cualquier ambiente.

La técnica del lacado requiere mucha precisión. Es uno de los trabajos más complicados de realizar en pintura por lo que obtener un perfecto acabado no es cuestión de destreza sino de profesionalidad y de medios adecuados.

El color blanco

El blanco es, aparentemente, un color al que concedemos poca importancia porque casi nadie lo distingue como color favorito o que menos gusta. Sin embargo, al hablar de cosas materiales (por ejemplo, muebles o puertas lacadas en blanco) resulta que es el que se produce en mayores cantidades, el que más se utiliza para tareas de pintado y que se comercializa en envases de mayor cantidad.

Porque, además de combinar perfectamente con cualquier otra tonalidad, el blanco nos transmite:

  • Pureza e inocencia, como se aprecia en algunos trajes ceremoniales.
  • Limpieza, siendo el color por excelencia en cocinas, baños y hospitales y en los uniformes de quienes allí trabajan.
  • Simplicidad, por lo que es frecuentemente utilizado en decoración minimalista.

Puertas lacadas en blanco

Uno de los objetos cotidianos donde la técnica del lacado en blanco cobra su máxima expresión es en la puerta de interior o exterior.

Como elemento funcional, es un acabado que apenas sufre alteraciones relativas a los cambios de temperatura y humedad. Aportan, además, luminosidad a cualquier interior.

Como elemento decorativo, las puertas lacadas en blanco encajan con cualquier tipo de suelo o tono de pared sugiriendo una estancia de mayor amplitud y limpieza.

En Maderas Ramos ofrecemos una exclusiva gama de puertas lacadas en blanco para satisfacción de los gustos más exigentes.

Conózcalas.

Maderas Ramos, la elegancia llama a su puerta.

Add Your Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »